Skip to main content

HOMOGÉNITUS

Mercedes Lirola

Al igual que cuando nos miramos a un espejo, el agua actúa como un reflejo propio que proyecta mis sensaciones más íntimas y me confronta con una Naturaleza que se escenifica con procesos acuosos para encontrarme frete a ELLA aceptando la justa medida de mi misma y ser consciente de mis propios límites, de mi fragilidad, de mi insignificacia, de mi finitud.

Me interesa el agua como símbolo del bautismo, como elemnto que regenera, purifica, fecunda y limpia, celebrando la vida, las ganas de vivir. Capaz de crear una atmósfera llena de paz, serenidad y armonía…

El agua nos satisface la sed, como una necesidad fundamental para la vida, que nos calma nuestro deseos y aspiraciones más profundas. El agua lava, nos limpia de impurezas adquiriendo un sentido religioso en diferentes culturas, casi un objeto de culto.

El arte me permite gritar lo que siento, explorar las ideas, experimentar, entregarse al arte te cambia la vida, mis piezas son una metáfora de un proceso de metamordosis. El barro, sometido a altas temperaturas sufre un proceso de transformación desde el secado de la pieza a la intemperie, cuando pasa por el horno hasta que sale. De igual manera transformo la materia más primigenia con una narrativa que revela lo efímero y finito de una Naturaleza sin lugar a dudas vencedora, incluso eterna que unas veces se nos muestra yerma, otras silenciosa, húmeda, fértil, GRANDE, FIERA!!! A la vez que FRÁGIL en manos del hombre y su tecnología.

El agua está presenta en cada una de las obras, en ocasiones como pequeñas gotas de lluvia, discretas pero poderosas, incapaz de retenerlas entre las manos, se escapan… libres. “La gota de agua perfora la piedra, no por su fuerza, sino por su constancia” (Ovidio). Agua que se adapta al mundo y sus contornos sin miedo a romperse en multitud de gotas… será más pequeñas pero el agua seguirá siendo igual de fuerte y poderosa!!!!

Las obras que se presenta en esta exposición “Homogénitus” están realizadas en porcelana, barro blanco y barro refractario con o sin esmaltes. Se trata de una exposición narrativa en la que se perc ibe la naturaleza acuosa de cada pieza, en definitiva son “manantiales” que se nos aparecen como paisajes que invitan a reflexionar sobre el arte como una necesidad vital, la intervención del hombra y los procesos de la naturaleza.

Mercedes Lirola.

Al igual que cuando nos miramos a un espejo, el agua actúa como un reflejo propio que proyecta mis sensaciones más íntimas y me confronta con una Naturaleza que se escenifica con procesos acuosos para encontrarme frete a ELLA aceptando la justa medida de mi misma y ser consciente de mis propios límites, de mi fragilidad, de mi insignificacia, de mi finitud.

Me interesa el agua como símbolo del bautismo, como elemnto que regenera, purifica, fecunda y limpia, celebrando la vida, las ganas de vivir. Capaz de crear una atmósfera llena de paz, serenidad y armonía…

El agua nos satisface la sed, como una necesidad fundamental para la vida, que nos calma nuestro deseos y aspiraciones más profundas. El agua lava, nos limpia de impurezas adquiriendo un sentido religioso en diferentes culturas, casi un objeto de culto.

El arte me permite gritar lo que siento, explorar las ideas, experimentar, entregarse al arte te cambia la vida, mis piezas son una metáfora de un proceso de metamordosis. El barro, sometido a altas temperaturas sufre un proceso de transformación desde el secado de la pieza a la intemperie, cuando pasa por el horno hasta que sale. De igual manera transformo la materia más primigenia con una narrativa que revela lo efímero y finito de una Naturaleza sin lugar a dudas vencedora, incluso eterna que unas veces se nos muestra yerma, otras silenciosa, húmeda, fértil, GRANDE, FIERA!!! A la vez que FRÁGIL en manos del hombre y su tecnología.

El agua está presenta en cada una de las obras, en ocasiones como pequeñas gotas de lluvia, discretas pero poderosas, incapaz de retenerlas entre las manos, se escapan… libres. “La gota de agua perfora la piedra, no por su fuerza, sino por su constancia” (Ovidio). Agua que se adapta al mundo y sus contornos sin miedo a romperse en multitud de gotas… será más pequeñas pero el agua seguirá siendo igual de fuerte y poderosa!!!!

Las obras que se presenta en esta exposición “Homogénitus” están realizadas en porcelana, barro blanco y barro refractario con o sin esmaltes. Se trata de una exposición narrativa en la que se perc ibe la naturaleza acuosa de cada pieza, en definitiva son “manantiales” que se nos aparecen como paisajes que invitan a reflexionar sobre el arte como una necesidad vital, la intervención del hombra y los procesos de la naturaleza.

Mercedes Lirola.

Shopping Cart