Skip to main content

Poemas en la Pared

Miguel Carini

Exposición Actual de Miguel Carini

Del 4 de Mayo de 2018 al 31 de Julio de 2018

Miguel Carini ocupa por derecho propio una relevante posición en el panorama
artístico contemporáneo de la ciudad de Granada. Importante mérito por cierto, cuando
somos conscientes del reto que supone dedicarse en estos tiempos a la actividad artística
y cultural. Sin embargo, aún en este difícil contexto, Carini, ha ido ganando terreno gracias
a que fija su mirada en horizontes más lejanos. Ni se hace arte, ni se vive del arte en el
corto plazo. La constancia y el trabajo callado que se hace día tras día, logra sus frutos más
preciados con el paso del tiempo. Algo que no puede entenderse como una obligación,
sino como una forma de vida. Podríamos ir más allá porque, en Carini, el arte trasciende
el concepto de vocación y se transforma en necesidad vital, nutriéndose, a partes iguales,
de literatura y arte.
Reconocemos en esta nueva exposición “Poemas en la pared” al Miguel Carini de aquella
magnífica muestra de 2013 en la Sala del Palacio de la Madraza de Granada denominada
“Los finos laberintos del agua” al tiempo que este intervalo, nos permite encontrar nuevos
acordes en la sinfonía que es el conjunto de su obra.

Transcurridos cinco años, vuelvo a tener la fortuna de conocer de manera privilegiada la
obra más reciente, también “los laboratorios” y “las cocinas” de este artista que no deja de
evolucionar y crecer en cada exposición. Y añado en este agradecimiento, el gran honor
que el autor hace al pensar en mí para escribir estas palabras.
Fiel a su dictado, confirmamos que Miguel Carini ofrece una producción pictórica coherente
y en continua evolución; apareciendo elementos constantes que enlazan temática o
técnicamente muchas de sus obras anteriores con las que vemos hoy. De igual modo, hay
figuraciones y colores que caracterizan su paleta con interesantes novedades.
Entre esas constantes quizás la más importante para nuestro autor sea cómo la literatura
y, de manera particular, la poesía vertebran e inspiran inagotablemente el sustrato de su
creación. Ya habíamos reflexionado anteriormente sobre este aspecto que permite reinterpretar
y recrear las palabras y transformarlas en imágenes. Acude a mi mente ahora,
una de las figuraciones constantes y características en Miguel Carini, que ayudan a
explicar este símil: las mariposas. Las mariposas coloridas que surgen de la metamorfosis
callada son, en este autor, sus propias imágenes alimentadas durante décadas, pacientemente,
de literatura y de poesía.
Volvemos a encontrarnos en esta exposición los ecos de los denominados “grandes” de la
literatura mundial con importantes referencias a la obra de: Julio Cortázar, Octavio Paz,
Pablo Neruda, Horacio Quiroga, Nazim Hikmet, que enlazan con otra vertiente más europea
de grandes figuras como García Lorca o Miguel Hernández. Pero también nuestro
autor bucea en las aportaciones de autores menos conocidos por los profanos, a la altura
de los clásicos: Alfonsina Storni, Horacio Ferrer, Isidoro Blanstein, Juan Gelman, Augusto
Monterroso, Violeta Parra, Alejandra Pizarnik, Clarice Lispector, Luis Alberto Spinetta,
Raúl González Tuñón, Guillén… ampliando la lista de referentes de los que se nutre su
pintura. Todos ellos están presentes de manera evidente o velada en “Poemas en la Pared”.

Como tampoco podría ser de otro modo, siguen apareciendo constantes en la temática
de sus obras aquellos temas atemporales que desde generaciones nutren el alma de los
hombres: el amor, entre ellos quizás el más importante, el de los amantes; pero también
el amor entendido hacia la naturaleza que se expresa a través de imágenes poéticas: aves,
libélulas, mariposas, armadillos, peces, tortugas, anacondas… así como con la infinidad
de formas y matices con las que se nos muestran las especies vegetales.
Este universo de figuración se tamiza bajo la mirada de Carini en composiciones sutiles
sustentadas en una geometría líquida. Porque para Miguel Carini la coherencia de la
geometría sustenta su libertad creadora. Algo que en principio parece antagónico, se formaliza
como una geometría callada, pero presente, que organiza y da coherencia a la
composición. La geometría es el andamiaje invisible que se encuentra en el sustrato de la
obra de Miguel y se hace evidente sólo a través de detalles. Una geometría que el artista
doblega para hacerla partícipe de los fondos y de las figuras en juegos de líneas, en simetrías,
en la ornamentación y en la propia estructura de la obra.
En estas últimas piezas Miguel Carini se nos descubre un poco más sensual en la figuración
y me atrevería a decir que más onírico, con evocaciones en aspectos sutiles a grandes
maestros del siglo pasado: Odilon Redon, Marc Chagall, Kandinsky, Paul Klee o Matisse
pueden verse latir en el conjunto de sus composiciones. Obras que fusionan el tiempo y
las coordenadas espaciales en un universo infinito donde los fondos y las figuras se entrelazan
bajo una ambigüedad estimulante hacia la contemplación. Nuestra mirada distingue
un detalle que identificamos con una figura y al recorrerla, las líneas comienzan a
fundirse cromáticamente y nos conducen a través de ellas a otro elemento significativo del
lienzo que sugiere una nueva reinterpretación. Los rostros se difuminan en los cabellos y
los cabellos son peces que nos transportan a un fondo marino lleno de vida fantástica…
la obra es un todo armónico de infinidad de detalles trabajados con esmero y delicadeza.

Como tampoco podría ser de otro modo, siguen apareciendo constantes en la temática
de sus obras aquellos temas atemporales que desde generaciones nutren el alma de los
hombres: el amor, entre ellos quizás el más importante, el de los amantes; pero también
el amor entendido hacia la naturaleza que se expresa a través de imágenes poéticas: aves,
libélulas, mariposas, armadillos, peces, tortugas, anacondas… así como con la infinidad
de formas y matices con las que se nos muestran las especies vegetales.
Este universo de figuración se tamiza bajo la mirada de Carini en composiciones sutiles
sustentadas en una geometría líquida. Porque para Miguel Carini la coherencia de la
geometría sustenta su libertad creadora. Algo que en principio parece antagónico, se formaliza
como una geometría callada, pero presente, que organiza y da coherencia a la
composición. La geometría es el andamiaje invisible que se encuentra en el sustrato de la
obra de Miguel y se hace evidente sólo a través de detalles. Una geometría que el artista
doblega para hacerla partícipe de los fondos y de las figuras en juegos de líneas, en simetrías,
en la ornamentación y en la propia estructura de la obra.
En estas últimas piezas Miguel Carini se nos descubre un poco más sensual en la figuración
y me atrevería a decir que más onírico, con evocaciones en aspectos sutiles a grandes
maestros del siglo pasado: Odilon Redon, Marc Chagall, Kandinsky, Paul Klee o Matisse
pueden verse latir en el conjunto de sus composiciones. Obras que fusionan el tiempo y
las coordenadas espaciales en un universo infinito donde los fondos y las figuras se entrelazan
bajo una ambigüedad estimulante hacia la contemplación. Nuestra mirada distingue
un detalle que identificamos con una figura y al recorrerla, las líneas comienzan a
fundirse cromáticamente y nos conducen a través de ellas a otro elemento significativo del
lienzo que sugiere una nueva reinterpretación. Los rostros se difuminan en los cabellos y
los cabellos son peces que nos transportan a un fondo marino lleno de vida fantástica…
la obra es un todo armónico de infinidad de detalles trabajados con esmero y delicadeza.

Una obra ha sido cuidada de manera especial, “La historia de un amor apasionado de
Pedro y Dorotea” (en un tamaño de 150 x150cm) donde el abrazo de los amantes se funde
con las imágenes submarinas. Tamizada toda la composición en un azul intenso cargado
de matices la flora y la fauna marina: peces, caracolas, algas, tortugas… se disuelven en la
materialidad de las figuras humanas combinando ambas naturalezas. El abrazo se manifiesta
en la sucesión de formas y el juego de la ambigüedad entre lo real y lo irreal nos lleva
a un escenario que solo la pintura es capaz de expresar con imágenes. Podemos encontrar
ciertas referencias visuales a conceptos contemporáneos que pueden servir para ejemplificar
la compleja idea de sociedad líquida expresada por el recientemente desaparecido
Zygmunt Bauman, donde la cualidad del sujeto está en adaptarse, evolucionar y mutar
constantemente a lo largo de sus días. No hay verdades inmutables porque este tiempo
que nos ha tocado vivir está cargado de dudas donde cada uno de nosotros debe encontrar
en su propia coherencia el afán que permita una existencia plena.
Para el espectador europeo hay un marcado exotismo en estas caracterizaciones. La
presencia de animales comunes en otras latitudes a nosotros se nos revelan exóticos y
deslumbrantes: los colibríes, las anacondas, tortugas, aves, pájaros y peces y el observador
queda atrapado en ese hábil manejo del color y del trazo para generar un paraíso particular,
como extraído de un sueño. Carini tiene la virtud de trasladar al espectador a una
realidad paralela. En este sentido, llamamos la atención sobre las quince ilustraciones que
realizó en relación a la obra de Augusto Monterroso “La oveja negra”.
El uso del color es también otro elemento característico del autor. Mientras que en unas
obras la fuerza del contraste cromático a través de complementarios sirve como llamada
de atención, en otras ocasiones los matices respetan la armonía de gamas de azules, de
verdes y los juegos cromáticos enfatizan el discurso de la obra.

A Miguel Carini el lienzo hace años que se le quedó pequeño. En su afán experimental,
que tan buenos resultados le proporciona, los soportes bidimensionales abren un sinfín
de posibilidades cuando investiga con nuevos soportes o bien cuando aplica su maestría
y talento en soluciones originales y técnicas con la ayuda de los sistemas de estampación.
De esta experimentación, surgen un gran conjunto de obras, entre ellos, los monotipos
que se suceden de modo infinito a través de variaciones, donde el juego de forma y contraforma
alcanza un logrado resultado. Por ello, su producción evoluciona hacia originales
formatos: libro de artista, carpetas de grabados y monotipos, desplegables e incluso
objetos tridimensionales como abanicos y pañuelos de seda, se introducen también como
novedad en esta nueva exposición. No olvidemos recrearnos en los cuadernos de dibujo
donde el autor se muestra aún con mayor libertad como el que realiza sencillamente a
lápiz ilustrando poemas de los autores antes mencionados y entre ellos acentuar el poema
“Amanecer” de Nazim.
Quisiera en estas últimas palabras reconocer también la gran labor de Santiago Collado
y su espacio de Arte en Granada para favorecer y promover el desarrollo profesional de
los artistas y conectarlos con el público y la crítica. No únicamente en Granada sino también
en ferias o eventos profesionales, donde ambos han participado de manera conjunta.
Deseo que esta nueva muestra “Poemas en la pared” disfrute de la calurosa acogida por
parte del público de las exposiciones anteriores sino que además, consolide un paso más
en el crecimiento profesional de un artista en constante evolución y perfeccionamiento.
Inmaculada López Vílchez

Información de la Exposición

Catálogo

Poemas en la pared

Visualiza y/o descarga el Catálogo de la Exposición “Poemas en la Pared ” del Artista Miguel Carini

CV de Miguel Carini

Nace en Buenos Aires el 21 de abril de 1948
Desde 1999, vive y trabaja en Granada.

Distinciones

2011
– Primer Premio 13º Certamen Internacional de Artes Plásticas. Empresarios de la Provincia de Cádiz, España. Disciplina Pintura.
– Segundo Premio del 41º Certamen Internacional de Pintura del Museo Rafael Zabaleta, Quesada, Jaén, España.

2008
– Primer Premio 10º Certamen Anual de Artes Plásticas. Confederación de Empresarios de la Provincia de Cádiz, España. Disciplina Grabado.
– Mención Especial del Jurado Iº Bienal del Grabado. Museo Maguncia., Buenos Aires. Argentina.
– Mención Honorífica Colección IVº Bienal Internacional del Gravat Contratalla. Tarragona. Espàña.

2006
– Mención de Honor IIIº Bienal Internacional del Gravat Contratalla. Tarragona. España.

1999
– Premio “Aportes a la ciudad”. Asociación Margarita Nelken. Atarfe. Granada. España.

1998
– Diploma de Honor -Arte y mutimedia- BCN. Bureau Consulting Network. Sociedad Rural Argentina. Buenos Aires.
– Premio al Proyecto “Taller de los Milagros” de las Naciones Unidas. ONU, para el Desarrollo de Propuestas artísticas. Pintura-Grabado-Escultura-Escenografía. Buenos Aires. Argentina.

1978
– Primer Permio de Dibujo. Salón “Nuevas promociones”. Sociedad Estímulo de Bellas Artes. Buenos Aires. Argentina.

Colecciones

2013
– Centro de Cultura Contemporánea y Extensión Universitaria y Deporte. UGR. Universidad de Granada. España.

2012
– Patrimonio Cultural Misionero. Centro del Conocimiento. Posadas. Misiones. Argentina.

2010
– Colección “Casa del Libro”. San Juan de Puerto Rico.

2008
– Colección Biblioteca Universidad de Stanford. California. EE.UU.
– Colección Wilfredo Geigel. San Juan de Puerto Rico.

2007
– Colección Biblioteca Universidad de Nuevo México. EE.UU.
– Colección VIª Bienal Internacional do Gravura do Douro. Alijó. Portugal.

2005
– Colección Vº Bienal Internacional del Grabado “Josep de Ribera”. Xátiva. España.

2004
– Colección Dirección General de Museos de la Consejería de Cultura y Arte Emergente de la Junta de Andalucía. Sevilla. España.

2002
– Colección Centre Culturel Allianze Française de Belgrado. Serbia.

2001
– Colección Obra Social Caja Granada. España.

1993
– Colección MNG. Museo Nacional de Grabado. Buenos Aires, Argentina.

1989
– Colección MAVQ. Museo de Artes Visulaes de Quilmes. Buenos Aires. Argentina.

Shopping Cart